Argentina - Bolivia - Perú - Chile - Argentina

por Edgardo "Chiqui" Albo

arquitectoalbo@arnet.com.ar

Estimados amigos:

Como moteros que somos, queremos compartir con ustedes, la experiencia de un viaje muy lindo que hicimos por Bolivia, Perú, Chile y Argentina.

Nuestra motivación surgió del deseo de conocer otras culturas, y de hecho, se nos planteó conocer Machu Picchu.

Si bien somos un grupo grande de amigos, con los que normalmente hacemos travesías, ésta en particular requería de mayor planificación y tiempo disponible.

Finalmente quedamos cuatro dispuestos a realizar el viaje.

Partimos desde Tucumán, rumbo a La Quiaca que está al límite con Bolivia , pero finalmente cruzamos la frontera porque llegamos antes de lo esperado.

El norte de Argentina tiene paisajes maravillosos con mucha vegetación y lugares muy atractivos. Las Rutas son buenas y muy divertidas para hacerlas sobre las motos.

Pablo rumbo a Oruro     

Daniel, Chiqui y Pablo en un peaje Boliviano

 Cuando cruzamos a Bolivia, nos dirigimos a Oruro. La red de rutas de ese país está en construcción, por lo que hicimos unos 300 km de ripio suelto, varios desvíos, cruces de arroyos y poca señalización. Todo esto, lejos de ser un inconveniente, nos resultó muy atractivo. Además, comenzamos a descubrir que posee paisajes verdaderamente  maravillosos

Daniel, Fredy y Chiqui llegando a La Paz

Fredy y Pablo en el lago Titicaca

 De Oruro, nos dirigimos a Copacabana, desde donde, visitamos el Lago Titicaca, el más alto del planeta, y la Isla del Sol. Nuestro primer encuentro con la cultura preincaica. Se camina mucho, la altura comienza a sentirse, pero resulta deslumbrante. Las ruinas que alberga este lugar asombran.

Fredy, Pablo, Chiqui y Daniel en la Isla del Sol

En las ruinas de Ollantaitambo-Cusco

 Desde allí a Cusco, en Perú. Es una ciudad maravillosa, donde el barrio de San Blas recuerda al barrio Gótico de Barcelona. Derivados de distintas culturas por supuesto. Llegar a la Plaza de Armas es una experiencia alucinante, rodeada de iglesias, y otras construcciones centenarias erigidas sobre ruinas incaicas.

Ver los trabajos realizados en piedra de más de cuatrocientos años, con cortes y ensamblados perfectos nos hace ver dos culturas superpuestas.

Allí las motos quedaron paradas, y visitamos todas las ruinas circundantes en combi. Después tomamos un tren que nos llevó a Aguas Calientes, desde donde se va en ómnibus hasta Machu Picchu.

No tengo palabras para definirlo, hay que estar allí.

Machu Picchu

Cusco es una ciudad sumamente cosmopolita, por lo que resulta más atractiva aún. Bares y rincones por todas partes, diversidad de idiomas; asombroso.

Ciudad de Cusco – Plaza de Armas

Daniel, Chiqui y Fredy en Cusco

Pasamos unos pocos días para recorrer esta ciudad, y partimos hacia Nasca.

Allí tomamos avionetas para ver las líneas desde el cielo a la madrugada.

Llegar a Nasca es un disfrute total, ya que los caminos sinuosos y la altura ( alrededor de los 5000 mts sobre el nivel del mar ) son fascinantes para recorrer en moto. Cada uno de nosotros se sintió parte del paisaje.

De Nasca fuimos a Arequipa, una ciudad divina, con toda la historia. ¡Que ruta!!!! Bajar  al Océano Pacífico, Llegar con mucho viento y arena, y sólo una curva a 90º te dice que al frente está el mar Pacífico. Espectacular; riscos, pueblos de pescadores olas muy grandes.

      Llegando al Pacífico – Perú

A Chile, Iquique, una ciudad costera turística, muy linda, pero muy urbanizada para lo que nosotros buscábamos.

Fredy en Iquique

Dormimos en Iquique y partimos de nuevo hacia la cordillera. San Pedro de Atacama fue nuestro destino.

 Pensábamos dormir en San Pedro, y partir al Paso de Jama para volver a Argentina a la mañana siguiente. Pero decidimos cruzar al atardecer. Hasta que se hizo de noche.

Que experiencia inolvidable!!!!!

Cruzar la cordillera de noche. El camino es espectacular, curvones amplios y curvas más cerradas, subidas y bajadas para ir jugando con las motos.

Hicimos aduana a las 8 de la noche y volvimos a entrar a Argentina.

Aceleramos hasta cerca de las 10 de la noche, y llegamos al primer pueblo del lado Argentino. Susques.

Al ver las primeras luces soltamos los manubrios y con las manos en alto celebramos. ¡Que frío estaba!

Comimos y dormimos como nunca.

Fredy, Daniel y Chiqui en el Salar Grande-Arg.

 Purmamarca y la moto de Pablo

A la mañana siguiente fuimos bajando hasta Purmamarca, pasamos por Jujuy, y volvimos a nuestras casas en Tucumán.

Lo cierto es que esto parecía un sueño, y ahora está cumplido. Tuvimos autopistas, rutas, rutas enripiadas, lluvia, granizo, sol, calor, frío, viento, alta montaña, playas y unos 6000 Km de recorrido en catorce días.

Pero lo mejor, fue haberlo hecho con amigos, con nuestras motos y con todas las ganas de cumplir este objetivo.

 

Para ver vídeo de ruta de la muerte clic aquí.

Para ver Travesía por la Ruta de la Muerte del mismo viajero clic aquí

 

 

Pablo Orce - Fredy Roda - Daniel Marcoccia - Edgardo Chiqui Albo

ecopacksa@uolsinectis.com.ar         marcoccia-daniel@hotmail.com            arquitectoalbo@arnet.com.ar