Salta-Argentina // Lima-Perú // La Paz-Bolivia
por Ricardo Tommasi

Salta - Argentina

ricardo.tommasi@gmail.com

Bastante tiempo atrás, junto a Verónica, comenzamos a planificar este viaje, sin saber a ciencia cierta cual era nuestro destino final y aún menos cuándo partiríamos ni por cuánto tiempo. Nuestro objetivo era Machu Picchu, pero al retornar del viaje aún sigo maravillado por los fantásticos lugares que visitamos.

Un grupo de amigos, con los cuales solemos emprender viajes, estaba planificando su partida hacia Cali (Colombia). Entonces decidimos salir juntos hasta Lima (Perú) y desde allí nos separaríamos ya que no disponíamos de tantos días para acompañarlos y poder visitar también Machu Picchu y Bolivia.

El grupo quedó conformado por 7 motos (3 Áfricas y 4 BMW), dos de las cuales con acompañante femenino, total nueve.

Día 1: Salta - Paso de Jama - San Pedro de Atacama

Partimos temprano de Salta "La Linda", con el cielo nublado pero con mucho entusiasmo. A los pocos kilómetros las primeras gotas obligaron a detenernos en Guemes y colocamos los trajes de lluvia. Retomamos la ruta y afortunadamente a poco de andar la llovizna cesó. Almorzamos y cargamos combustible en Susques, último lugar de aprovisionamiento. Luego enfilamos hacia el Paso de Jama. Aquí el trámite de la aduana se demoro como de costumbre por la burocracia natural de nuestro país.

Llegamos al atardecer a San Pedro de Atacama (Chile) donde pernoctamos. Les advierto que San Pedro de Atacama es caro para lo que brinda (el hotel es más parecido a una pocilga y cuesta 45 U$S la habitación doble que de casualidad entra una cama) en realidad lo más caro del viaje si hacemos la relación costo vs. calidad.

Para los que disponen de más tiempo San Pedro ofrece algunos lugares interesantes como termas naturales, Géiseres de El Tatio, que se encuentra a unos 90 kilómetros de San Pedro de Atacama. Para este último hay que ir temprano ya que aproximadamente entre las 6 y 7 horas se produce las máximas expresiones de sus fumarolas de vapor y agua con temperaturas que alcanzan los 85 °C, y que emergen de la tierra con fuerza llegando a alturas mayores a los 7 m. de altura.

Día 2: San Pedro de Atacama – Arica - Tacna

Partimos de San Pedro, atravesando un desierto espectacular hasta Arica (Chile) donde dimos una recorrida por esta ciudad costera y subimos al emblemático Morro de Arica donde se divisa todo el puerto y la ciudad.

Cruzamos la frontera a Perú, no sin antes otros trámites varios aunque sin mayores inconvenientes. Llegamos a Tacna, donde existe una zona franca al igual que Iquique.

Nos alojamos en el Gran Hotel Tacna (Av. Francisco Bolognesi 300 - 4 estrellas - u$s 60 la doble). Aquí uno comienza a apreciar lo "barato" que es el combustible en Argentina, ahora debemos pagar el doble.

Día 3: Tacna – Arequipa – Moquegua

Salimos de Tacna hacia Moquegua, para luego llegar a la ciudad de Arequipa, la segunda ciudad importante de Perú. Desgraciadamente decidimos, luego de recorrer la ciudad, partir hacia Nazca, pero debimos hacer noche en Camaná, ciudad que no ofrece nada interesante salvo el mar.

Cerca de Arequipa se encuentra el Cañón del Colca, según dicen, más profundo que el Colorado. Recomiendo no perderse este lugar. Para mayor información ver algunas páginas como http://www.hoteltintin.com/colcaesp.php?gclid=CKrxn4-n3ZECFRE0FQodGS1Afw

 

Día 4: Moquegua – Nazca – Paracas

Otra vez en la ruta con destino a Nazca, donde llegamos cerca del medio día y nos trepamos al avión para recorrer las famosas Líneas de Nazca. Algunos no subieron. Es preferible almorzar al regreso, el avión se mueve mucho y para observar las figuras lo ponen completamente de costado. Los que se marean con facilidad abstenerse del paseo ya que una vez terminado deberán montarse nuevamente en las motos.

 

Dato interesante, frente al aeródromo en Nasca, hay empresas de vuelo que disponen de instalaciones para almorzar (hay que pedirla por teléfono), baños e incluso piscina. Pidan la comida para que esté lista cuando regresen de este modo ahorraran un valioso tiempo.

Luego salimos rumbo a Paracas y sus famosas Islas Ballestas. En la noche nos dimos un buen banquete de mariscos incluido el famoso ceviche peruano. Cuidarse de "comer y tomar sin límites", es común que uno se "vaya por el inodoro" luego de varios días de descontrol. Es útil llevar en el botiquín medicamentos contra la diarrea, fiebre intestinal y otros problemas estomacales derivados frecuentemente de abusos o de algún alimento en mal estado o simplemente falta de costumbre. Sumar al botiquín sales de rehidratación y pastillas de potabilización.

Día 5: Paracas – Islas Ballestas – Oasis de la Huacachina – Lima

Por la mañana embarcamos hacia las Islas Ballestas, verdaderamente UN ESPECTACULO PARA NO PERDER, en el viaje se puede observar el famoso "candelabro", cuyo origen es aún un misterio. En las islas, donde existe aún un cargadero de "guano" (excremento de aves que se comercializa desde antaño y que ha ocasionado una guerra entre dos países), se aprecian todo tipo de aves, focas, pingüinos, etc.

Luego de este paseo de algo más de dos horas, regresamos a la ruta para dirigimos a Lima previa escala en el Oasis de la Huacachina, cerca de Pisco, un lugar muy hermoso aunque algo arruinado por la mano del hombre.

Llegamos al anochecer a Lima. Francamente nos impresionó la ciudad, su casco histórico esta resplandeciente. Esa noche contratamos un city tour para la mañana siguiente ya que nos recomendaron que cuidáramos nuestra seguridad y por supuesto las motos.

 

 

 

Día 6: Lima City

El city tour contratado mediante el hotel no fue bueno, pero en fin, la ciudad es hermosa y compensa cualquier problema.

Hay varios lugares para conocer, todo depende del tiempo que dispongan. La Catedral de Lima es impresionante tanto de noche como de día. Ver tema en página http://pattymorey.perublog.net/

Hay tantos lugares para recorrer en Lima que sugerimos visitar algunas de las miles de páginas de Internet para seleccionar los que más le interesen. Busquen en el google u otro.http://www.infotravelperu.com/espanol/avoir.php3?idville=128

Uno de los lugares que más nos sorprendió fue la iglesia y convento de San Francisco donde se encuentran unas hermosas catacumbas con restos fósiles humanos por doquier.

 


Día 7: Lima – Nazca

De acuerdo a lo planeado nos separamos del grupo, Verónica y yo, partimos de regreso a Nazca para desde allí proseguir a Cuzco. Queda esa sensación de soledad que al poco rato se cubre con las imágenes de otros paisajes. Pocos kilómetros antes de Nazca decidimos subir a la torre donde se pueden apreciar dos figuras de las famosas Líneas de Nazca. Solo cobran 1 Nuevo Sol por persona aprox. 1.10 $ argentinos. Finalmente arribamos a Nazca cerca del medio día, como el clima estaba espectacular y el Nazca Lines Hotel (u$s 85 la doble pero hacen descuento) contaba con una buena pileta, dedicamos la tarde al descanso.

Día 8: Nazca – Abancay – Cuzco

Nos esperaba uno de los tramos que creíamos más difíciles, mucha altura (+ de 4300 m.s.n.m.), más curvas, y posibilidades de un camino congelado. Nos referimos al tramo Nazca - Abancay. Felizmente pasamos las curvas y soportamos bien la altura, así que cuando llegamos a Abancay decidimos continuar a Cuzco. Eso si hay que abrigarse bien. Nuestra felicitación a la gente de SRaggio excelente comportamiento de su indumentaria.

Al salir de Abancay nos sorprendió un fuerte banco de neblina donde no se veía ni la punta de la moto. Gracias a Dios duró poco y al atardecer estábamos en Cuzco.

Contábamos con la recomendación de un Hotel (San Isidro Labrador - en la calle Saphy 440, a cuadra y media de la plaza central – u$s 45 la doble). Un amigo, Alejandro Martorell, había estado meses antes en Cuzco así que nos brindó valiosa información. Aunque el hotel carece de cochera, como la mayoría de los hoteles en Cuzco, los encargados se portaron fantástico, "si te animas a entrar la moto por la recepción, la puedes dejar en el patio interno" y así fue.

Día 9: Cuzco – Chincheros – Urubamba – Ollantaytambo – Aguas Calientes

Temprano partimos al Valle Sagrado, a Ollantaytambo, vía Ruinas de Chinchero, el verde de las praderas cultivadas nos dio una sensación de paz...

Vean que hay dos caminos alternativos para ir a Ollantaytambo, es aconsejable ir por uno y regresar por el otro. Nosotros fuimos por Chincheros y regresamos por Pisac.

Recomiendo ir directamente a la estación de tren en Ollantaytambo y sacar pasaje pues generalmente son bastante escasos.

El tren salía a las 14:30 Hs, (16:30 argentina) por lo que nos dirigimos a las Ruinas de Ollantaytambo, previa contratación de un guía, lo cual es aconsejamos ya que es un lugar con mucha historia. Dejamos la moto al cuidado de un puestero y emprendimos el ascenso con todo el equipo de viaje, ya que debíamos comer y luego abordar el tren a Aguas Calientes. Así fue, las ruinas son dignas de ver y la historia mucho más. Se puede apreciar, al frente, la figura de Viracocha y los viejos graneros incas. Para mayores datos pueden consultar la página http://www.cusco-peru.org/cusco-peru.shtml en la sección alrededores de Cusco.

Seguramente les querrán vender un boleto para acceder a varias ruinas y otros que sale como 75 Soles. No vale la pena, si bien parece conveniente lo cierto es que sirve solo para algunas ruinas y espectáculos. No sirve para las iglesias, ni Machu Picchu ni otros lugares.

El viaje en tren fue muy agradable, las vías van paralelas al río y el paisaje es muy atractivo.

Llegamos a Aguas Calientes, poblado que me pareció que no debería existir ya que es totalmente desorganizado y arruina el paisaje colosal del valle. Buscamos un Hotel Gringo' s Hill o algo parecido (frente a la plaza principal), el cual como todo otro hotel es un verdadero desastre.

Pero bueno, estábamos a escasos kilómetros de Machu Picchu y los ánimos estaban realmente altos. Mañana conoceríamos nuestro sueño.

OJO, se debe sacar en Aguas Calientes la entrada a Machu Picchu. Háganlo solo en los locales, no a los buscas que te quieren vender de todo.

 

Día 10: Aguas Calientes – Machu Picchu – Aguas Calientes – Ollantaytambo – Pisac – Cuzco

Nos levantamos muy temprano y acordamos el colectivo (el pasaje se puede sacar directamente al subir al cole) que nos llevaría a Machu Picchu. Al cabo de unos minutos estábamos en las ruinas y acordamos esperar el amanecer.

Aquí recomiendo primero subir a las ruinas, siempre por el sendero de la izquierda y luego de ver el amanecer, bajar a buscar un guía ya que por lo general no están muy tempranos.

De más está describir los que es Machu Picchu, solo deben verlo y sentirlo. Para mi ha sido uno de los lugares más hermoso que he conocido.

Cerca del mediodía bajamos hasta la estación de trenes de Aguas Calientes donde almorzamos (un par de sándwich) en la propia estación. Tomamos el tren cerca de las 14:30 Hs.

En Ollantaytambo recogimos la moto, no sin antes esperar más de hora y media que el encargado del hostal regresara de votar (Domingo de Elecciones en Perú).

Este retraso hizo que llegáramos a las ruinas Pisaq cuando ya atardecía.

Finalmente llegamos a Cusco al anochecer, cosa que recomiendo evitar. No es aconsejable viajar de noche en todo el Perú y Bolivia.

Día 11: Cuzco City

Recorrida por Cuzco sus museos y una pintoresca ciudad.

Qorikancha y la Iglesia de Santo Domingo son lugares que no se pueden dejar de recorrer.

Es fascinante ver como los Incas realizaban operaciones o de cráneo (trepanaciones) en esa época e incluso con buenos resultados ya que Vivian. Esto se observa en el museo.

 

Día 12: Cuzco – Puno – Yunguyo – Copacabana (Lago Titicaca)

Partimos temprano con destino a Puno, y desde allí a la frontera, para luego llegar a Copacabana, donde hicimos noche.

Durante el trayecto bordeamos el Lago Titicaca, uno de los grandes atractivos de Sudamérica, es el lago navegable más alto del mundo 3812 m.s.n.m. Realmente IMPONENTE.

Antes de anochecer visitamos el Santuario de Copacabana y subimos al cerro donde se encuentra el santuario de la Virgen de Copacabana. El Paisaje del Titicaca es abrumador.

Perú y Bolivia poseen una historia cultural que sinceramente uno nunca termina de conocer.

 

Día 13: Copacabana – La Paz

Por la mañana tomamos una excursión a la Isla del Sol e Isla de la Luna. Hay 36 islas en el lago, estas dos son quizás las más famosas. Las lanchas son extremadamente lentas comparadas con las de Paracas.

 

Como distan solo 150 Km, llegamos temprano a La Paz por lo que decidimos recorrer la ciudad y contratamos una excursión para el día siguiente para recorrer el Valle de la Luna y Chacaltaya (u$s 20 por persona).

Les mencionaré que conozco bastante Bolivia ya que viví en La Paz y me recibí de bachiller en el Colegio La Salle en el año 78.

Nos alojamos en un hotel, cuyo nombre no recuerdo en estos momentos, pero está ubicado sobre El Prado.

La Paz es una de las ciudades más alta del mundo, 3.632 m.s.n.m., lo primero que resalta es el Ilimani, siempre cubierto por un manto blanco, realmente majestuoso.

Día 14: La Paz – Valle de la Luna – Chacaltaya

Nos recogieron del hotel ubicado sobre El Prado a las 08:00 Hs. Visitamos el Valle de la Luna, distante 10 K. de La Paz y posteriormente Chacaltaya, a tan solo 35 Km., que es una de las pistas de esquí de fondo más altas del mundo. El refugio se encuentra a 5.300 m.s.n.m. por lo que es recomendable no almorzar ninguna comida pesada y coquear un poco. También las pastillas de "sorojchil", que se adquieren en cualquier farmacia, pueden ayudar con el soroche o mal de altura (puna).

Desde Chacaltaya se puede observar la Ciudad de La Paz, el Huayna Potosí, la cumbre del Nevado de Sajama y parte del Titicaca.

Curiosamente ese día nos tomó por sorpresa una importante nevada lo que dificultó el regreso, tuvimos que descender gran parte del camino a pie debido a que la combi que nos transportaba se deslizaba sobre el hielo que rápidamente de formó.

 

Día 15: La Paz City

Este día lo dedicamos a recorrer la ciudad, Plaza San Francisco, Plaza Murillo, mercados de artesanías en la calle Sapámaga, el de La Brujas y otros más. También el mercado negro y algunos centros comerciales.

Hay varios museos interesantes, entre ellos, el Museo de la Coca sobre calle Linares.

Aprovechamos a visitar mi antiguo hogar situado sobre la calle Presbítero Medina 350, frente al montículo. Me trajo muchos recuerdos hermosos de mi estadía en ese País el cual su gente siempre me acogió estupendamente.

Día 16: La Paz – Cochabamba – Santa Cruz

Salimos muy temprano hacia Cochabamba donde almorzamos recorrimos la ciudad y decidimos continuar viaje hacia Santa Cruz.

El tramo desde Cochabamba a Santa Cruz fue el más difícil del trayecto debido a una carretera en construcción y una intensa lluvia lo que ocasionó que en más de una oportunidad estuviésemos a punto de perder el control y la consiguiente caída.

Llegamos a Santa Cruz muy tarde en la noche y con las botas llenas de agua. Es recomendable hacer este tramo en dos días.

Hotel Las Américas calle 21 de mayo y Seoane (u$s 55 la doble), tiene pileta y cochera propia

 

Día 17: Santa Cruz

En Santa Cruz hay diversos lugares para recorrer. Como ya hemos estado varias veces en esta ciudad nos dedicamos más al descanso.

Para almorzar pescado de río vayan a las "cabañas" del Río Piraí, son especies de ranchos donde sirven el pesado de diversos tipos y comidas típicas cruceñas.

Hay varios lugares para recorrer. Para ver sitios turísticos se puede acceder a http://www.bolivia.com/Turismo/ciudades/Santa_cruz/index.html

Día 18: Santa Cruz – Yacuiba

Ciudad conocida por los famosos "tour de compras". Aquí se puede adquirir ropa y calzado muy barata. La cerveza boliviana es, a mi gusto, muy buena y mejor aún si se a acompaña con un buen "picante de pollo".

Aquí el hotel es muy económico. Te dejan entrar la moto dentro de la recepción del hotel por lo que uno se siente mucho más seguro.

Hotel, no recuerdo su nombre pero está ubicado a media cuadra de la calle comercio, hacia las vías del FFCC, sobre una calle antes de la plaza principal, aprox. 63°40'39.82"O y 22° 0'57.01"S.

 

Día 19: Yacuiba – Tartagal – Salta

 

La última etapa de este fantástico viaje. Partimos de Yacuiba con destino a Tartagal donde desayunamos con nuestro gran amigo Dany Nasrra. Un motero de corazón quien lamentablemente no pudo acompañarnos en este viaje por temas laborales.

Luego de estar un par de horas, tiempo que nos insumió un breve relato del viaje partimos hacia Salta, donde nos esperaba nuestra familia. Atrás quedo nuestro sueño hecho realidad gracias a Dios sin mayores inconvenientes.

Archivo adjunto:

En la planilla excel adjunta pueden ver el itinerario, distancias, gasolineras, etc.
Descargar ahora
Tipo de archivo: Excel
Tamaño: 130kb

 

Ricardo Tommasi - Salta – Argentina

ricardo.tommasi@gmail.com